fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Visitamos la fábrica de StarVie, el universo de las palas de pádel

Visitamos la fábrica de StarVie para descubrir cómo se fabrica una pala de pádel.

PUBLICIDAD Content_1

En Azuqueca de Henares, un municipio de la provincia de Guadalajara, se encuentra la fábrica de StarVie. Andando desde la estación de tren de Cercanías, nos encontramos con un entorno industrial, seco. Deducimos que de altas temperaturas en verano y gris y frío en invierno. Las calles están solitarias, son las once de la mañana y las fábricas trabajan en plena ebullición.

“StarVie”, son las letras que lucen en la fachada de una de las fábricas. Nos acercamos y decidimos entrar, nos espera la responsable de la fábrica, Elena Puerta, a quien preguntamos cómo se fabrica una pala de pádel.

Con ella avanzamos y nos introduce a un nuevo mundo, el del universo de las palas de pádel de StarVie. “Tenemos esta fábrica desde el año 2013, con una producción propia y de máxima calidad. Actualmente estamos produciendo una media de entre 8.000 y 9.000 palas al mes y tenemos 60 trabajadores altamente especializados en la fábrica. Además, estamos pendientes de ampliar la instalación, lo que nos permitirá crecer aún más.” De esta forma, Elena Puerta nos presenta la fábrica de palas de pádel StarVie, presumiendo de su identidad made in Spain.

PUBLICIDAD Content_2

¿Cómo se fabrica una pala de pádel?

Nos ubicamos en el km0 de la producción y observamos distintos productos y materiales. “Este es el punto de arranque del proceso de fabricación de una pala de pádel, es el sector que lo llamamos de troquelado. Aquí están los principales materiales que necesitamos para fabricar las palas: el tubular de carbono, goma eva en diferentes durezas y formatos dependiendo del modelo de la pala (redondo, lágrima…). Intentamos que los materiales sean europeos, y si puede ser, españoles. Esto implica un coste más elevado, pero ahora también nos ha evitado problemas con las materias primas, ya que no dependemos de Asia. Tenemos un mayor control.

Siguiendo con la explicación de los materiales nos explica que todos se cortan a medida, hasta las gomas que ya vienen troqueladas con la forma de la pala. “Utilizamos varios tejidos para la configuración del plano, pero el tubular siempre es de carbono 3k en todas las palas. Cada modelo cuenta con unos materiales diferentes (tipos de fibra, diferentes gramajes, goma soft, goma pro 50…). Primero se hacen muchos prototipos, se prueban y se decide configurarla de una manera u otra en función del resultado y de su jugabilidad. Tener la fábrica aquí nos permite hacer muchas pruebas y variaciones durante el proceso de producción antes del lanzamiento. Es uno de nuestros valores diferenciales.”

Una vez presentados los materiales, avanzamos hacia el sector de moldeo. “El corazón de la fábrica”. Observamos a los trabajadores. Como si se trataran de grandes maestros de la artesanía trabajan sus materias con personalidad, dedicación y delicadeza. Una a una, molde a molde. Las palas se van “horneando”.

En esta fase, todos los materiales que hemos explicado se colocan sobre los moldes de aluminio. Podemos destacar que algunos de nuestros moldes ya tienen la rugosidad incorporada, esto nos permite tener una rugosidad más duradera y estable. Esta tecnología permite dar efectos a  la bola con mayor precisión.

PUBLICIDAD Content_3

Se impregnan las fibras con resina de epoxi y se colocan en el molde de aluminio. “No es un trabajo fácil y los que moldean son personal que ha sido formado y especializado previamente”, destaca Elena Puerta. “El proceso de fabricación de la pala dura aproximadamente 10 días.”

Una vez preparados los moldes, se van metiendo las palas en los “hornos” a temperatura controlada alrededor de 20 minutos.  Se le da calor, presión a la pala y una presión específica al tubular mediante una válvula para que se hinche y forme correctamente la estructura de la pala. Preguntada sobre el peso, Elena nos confirma que no siempre es el mismo: “Depende del moldeador, de la resina… Es muy manual y no siempre pesa lo mismo, puede variar unos gramos.”

El siguiente paso consiste en quitar los sobrantes para que solo quede lo que necesitamos. En este punto ya se empiezan a pesar las palas, y se pueden descartar algunas con un primer control de calidad. “Cada cierto número de palas se abren para comprobar el tubular y su interior.”

En la fase de lavado se desengrasa la pala para eliminar cualquier resto. De aquí las palas pasan a una cabina donde se realiza la imprimación de cada una de ellas. Posteriormente pasa a la fase de masillado, donde se tapan algunas imperfecciones, se quitan poros, burbujas… “El proceso es manual y ni todas las palas son perfectas ni todas son iguales. Le ponen masilla y después la lijan. Una vez lijada, la pala se pinta, ya en función del diseño y con varias capas. Se secan, se vuelven a pintar…”.

PUBLICIDAD Content_4

“Dentro de la fase de pintura, también es importante el departamento de máscaras, donde se tapa lo que no queremos pintar para acabar de hacer el diseño que queremos.” Sobre los controles medio ambientales, Elena nos confirma que tienen los certificados de calidad ISO 14001:2015 e ISO 9001:2015…

Y ya con la pala en una versión prácticamente definitiva, se inicia el proceso de calcas -una de las partes cosméticas del proceso- que consiste en colocar los diseños de cada uno de los modelos mediante calcas al agua.

cómo se fabrica una pala de pádelCuando la pala ya está pintada, con la calca y casi terminada, descubrimos que le falta algo esencial y característico de las palas de pádel: los agujeros. “Hay personas encargadas de este proceso, pero es la única parte que se hace con una máquina independiente, CNC (máquina de control numérico). Cada modelo tiene su mapa de agujeros.”

Finalmente, se da una laca final, se seca y pasa a terminación, donde se pone el tapón, la cuerda y el grip final. Se ejecuta un control definitivo, se pesa de nuevo y si está todo bien, se le pone la garantía.

Así es cómo se fabrica una pala de pádel desde el inicio de su fabricación hasta llegar a su versión definitiva. Después de conocer de cerca el universo de las palas de StarVie, volvemos a pie de calle sorprendidos de todo lo que implica la producción de una pala de pádel. Un proceso artesanal y minucioso. Sin lugar a duda, la marca española trabaja y pone todos sus esfuerzos para garantizar la máxima calidad.

fábrica StarVie

Acerca del autor:

Ícar Lite
Periodista

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario