PUBLICIDAD Billboard

El juego mental: el poder de la visualización en el pádel

Utilizar el poder de la visualización en el pádel nos puede ayudar a mejorar el rendimiento y a alcanzar los objetivos.

PUBLICIDAD Content_1

“Nuestro cuerpo tiende a hacer lo que nuestra mente le dicta”

Nuestros cerebros no pueden distinguir la diferencia entre un evento físico real y la visualización vívida de ese mismo evento, así que cuando experimentamos algo y cuando visualizamos esa misma cosa, activamos circuitos cerebrales similares.

Debido a esto, la visualización da resultados deseables ayuda a aumentar la confianza, motivarnos, mejorar el enfoque, practicar secuencias de movimiento, aumentar la fuerza, disminuir los tiempos de reacción, reconfigurar nuestros cerebros y realizar cambios epigenéticos en nuestros cuerpos.

Estas cosas, junto con tu entrenamiento, se complementan y se refuerzan entre sí para mejorar el rendimiento y ayudarte a alcanzar tus objetivos.

PUBLICIDAD Content_2

Beneficios que podemos adquirir con la visualización 

En términos de aumentar el enfoque y disminuir los tiempos de reacción, un estudio de 200 artistas marciales encontró una reducción del tiempo de reacción de 0,7s, aproximadamente un 10 %.

Aunque esto no parezca mucho, a menudo es la diferencia entre ganar o perder. Por ejemplo, en el pádel puede marcar la diferencia entre un ace o un buen resto a los pies; o entre comerte la bola en la volea o ganar el punto con reflejo felinos, entre muchas otras situaciones.

Con la visualización podemos llegar a sustituir al entrenamiento de pádel real en caso de indisposición, cansancio, lluvia, lesión o falta de tiempo.

En términos de practicar la técnica, a partir de una secuencias de movimiento, (vamos, los carros de toda la vida) un estudio de Harvard encontró que los sujetos que practicaron mentalmente un ejercicio simple de piano con cinco dedos durante dos horas al día durante cinco días hicieron los mismos cambios cerebrales que los sujetos que practicaron físicamente las mismas actividades, pero los primeros, sin levantando un solo dedo.

PUBLICIDAD Content_3

Ya pero el físico si se lo están saltando… Sorprendentemente, la visualización también puede aumentar la fuerza. En un estudio de 30 personas durante un período de 12 semanas, algunos ejercitaron regularmente sus dedos meñiques, mientras que otros simplemente se imaginaron haciendo lo mismo. Mientras que el grupo que hizo los ejercicios físicos aumentó la fuerza de sus dedos meñiques en un 53%, el grupo que sólo lo imaginó, aumentó la fuerza de sus dedos meñiques en un 35%

En un experimento similar, 10 voluntarios imaginaron flexionar uno de sus bíceps lo más fuerte posible cinco veces a la semana. En unas pocas semanas, aumentaron la fuerza del músculo bíceps en un 13,5% y mantuvieron la ganancia durante tres meses después de que se detuvo el entrenamiento.

El cerebro gracias al Sistema de Activación Reticular (RAS) actúa como filtro: de toda la información que llega a nuestros sentidos del entorno, selecciona lo que la mente consciente notará y le prestará atención.

Al practicar la visualización, puedes preparar tu RAS para ayudarlo a concentrarse en información importante durante tus competencias (el público, las provocaciones del rival, o tus puntos técnicos débiles no serían un buen enfoque de atención).

PUBLICIDAD Content_4

psicologia padel

Si le ponemos imaginación podemos usar la visualización mucho más allá, hasta para mejorar en el pádel

Anticipar las situaciones difíciles de juego (mi oponente tiene un saque angulado que me resulta difícil devolver, me hacen la nevera, se nos complica el partido inesperadamente…). Y encontrar soluciones preprogramadas listas para utilizar en el momento de la competición.

Motivarse viendo la consecución de metas que me propongo. Tanto de rendimiento como de resultado. Por ejemplo, ser capaz de sacar un 50% de los remates por 3 o experimentando la sensación de euforia al abrazarme a mi pareja en un campeonato de renombre.

Confianza rememorando las mejores jugadas y sensaciones de los partidos donde he o hemos mostrado nuestro mayor nivel y hemos FLUIDO jugando al pádel.

Familiarizándome en situaciones de competición que me resultan extrañas, los focos, jugar indor, la televisión, el entorno, el ruido ambiental, así luego el cerebro se sentirá más cómodo ante tales estímulos y evitaremos el exceso de presión.

El año 1993, en Barcelona, tras la final Bruguera-Medvedev en la final del Open Seat Godó, me quedó grabada una de las respuestas del jugador ucraniano en la rueda de premsa. El jugador afirmó que en los cambios de campo se ponía la toalla encima de la cara para poder visualizar que estaba en la playa y evadirse durante un instante de las sensaciones de calor, la fatiga y dolor.

Pero imaginar en el sentido que aquí se expone no es tan fácil. Se deben implicar a todos los receptores sensoriales en la imaginación:

  • AUDICIÓN: Ambiente, llamadas de compañeros o del entrenador, del equipamiento (bolas, pisadas, …)
  • VISIÓN: Pista, red, raqueta, situación táctica, compañero, oponentes, flashes, …
  • OLFATO: Sudor, olor de la vestimenta, del pabellón, la bola.
  • TACTO: Textura del balón, de la ropa, del cristal…
  • GUSTO: La sal del sudor, el agua, aquarius…
  • KINESIA: Sensación de movimiento, golpes, caídas, impactos, …

A la hora de imaginar y recurrir a la visualización en el pádel, podemos escoger la perspectiva de primera persona, especialmente cuando se trate de notar sensaciones; o la de tercera persona o un espectador para, por ejemplo, revisar algún movimiento técnico o situación en una cancha.

Sin duda, si juegas con la cabeza y aplicas la visualización jugarás con ventaja.

Acerca del autor:

Oriol Mercadé
Psicólogo deportivo. https://oriolmercade.com/

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario